sábado, 22 de marzo de 2008

Memoria por la Verdad y la Justicia


¡¡¡NUNCA MÁS!!!


El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia
es el día en el que se conmemora en la Argentina a las víctimas políticas producidas por el autoproclamado Proceso de Reorganización Nacional.
Se conmemora anualmente el 24 de marzo en recuerdo del mismo día de 1976, fecha en la que se produjo el golpe de Estado.





En los años del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), el gobierno formado por la junta militar impulsó la persecución, el secuestro y el asesinato de manera secreta de personas por motivos políticos y religiosos en el marco de lo que se conoce como la Guerra Sucia en Argentina.
Esas prácticas eran comunes a todas las dictaduras de América Latina en el marco de la Operación Cóndor en Sudamérica y la Operación Charlie en Centroamérica.

La razón de que un Estado totalitario recurra a este método se debe a su efecto de supresión de todo derecho: al no existir cuerpo del delito se garantiza la impunidad, el desconocimiento impide a los familiares y la sociedad realizar acciones legales, infunde terror en las víctimas y en la sociedad, y mantiene separados a los ciudadanos en su accionar frente al Estado.
La desaparición es lo que vuelve al opositor un homo sacer, es decir unas personas que pueden ser asesinadas impunemente(Agamben,1998).

La táctica militar de hacer desaparecer a los opositores es un método represivo que se basa fundamentalmente en la producción de desconocimiento.
Por eso, saber que pasó, recuperar la memoria y exigir la verdad, se volvieron reclamos principales de las víctimas y de las organizaciones de derechos humanos. Una de las consignas que refleja esta preocupación, cantada en las marchas de protesta contra el gobierno militar,
decía: "¡¡Los desaparecidos, que digan donde están!!"

La "desaparición" de personas genera una situación de agravamiento de la represión y las heridas, debido a las dificultades para los familiares de "dar por muerto" a sus seres queridos, y eventualmente dar por finalizada la búsqueda de sus restos y la averiguación de lo que realmente les sucedió.

Práctica de la desaparición forzada de personas:
El propio general videla argumentaba en un reportaje realizado
por la periodista María Seoane:

"No, no se podía fusilar. Pongamos un número, pongamos cinco mil.
La sociedad argentina, cambiante, traicionera, no se hubiere bancado los fusilamientos: ayer dos en Buenos Aires, hoy seis en Córdoba, mañana cuatro en Rosario, y así hasta cinco mil, 10 mil, 30 mil. No había otra manera. "Había que desaparecerlos".
Es lo que enseñaban los manuales de la represión en Argelia, en Vietnam.
Estuvimos todos de acuerdo. ¿Dar a conocer dónde están los restos?
Pero ¿qué es lo que podíamos señalar? ¿El mar, el Río de la Plata, el Riachuelo? Se pensó, en su momento, dar a conocer las listas.
Pero luego se planteó: si se dan por muertos, enseguida vienen las preguntas que no se pueden responder:
quién mató, dónde, cómo."


Decía el general videla en la televisión norteamericana
el 14 de septiembre de 1977:

"Debemos aceptar como una realidad que en la Argentina hay personas desaparecidas.
El problema no está en asegurar o negar esa realidad, sino en saber las razones por las cuales estas personas han desaparecido.
Hay varias razones esenciales:
han desaparecido por pasar a la clandestinidad
y sumarse a la subversión;
han desaparecido porque la subversión las eliminó por considerarlas traidoras a su causa; han desaparecido porque en un enfrentamiento, donde ha habido incendios y explosiones, el cadáver fue mutilado hasta resultar irreconocible.
"Y acepto que puede haber desaparecidos por excesos cometidos durante la represión". Esta es nuestra responsabilidad;
las otras alternativas no las gobernamos nosotros.
Y es de esta última de la que nos hacemos responsables:
el gobierno ha puesto su mayor empeño para evitar que esos casos puedan repetirse."
Existe también una histórica declaración de videla, transcripta por Clarín el 14 de diciembre de 1979

"¿Qué es un desaparecido? En cuanto éste como tal,
es una incógnita el desaparecido.
Si reapareciera tendría un tratamiento X,
y si la desaparición se convirtiera en certeza de su fallecimiento tendría un tratamiento Z.
Pero mientras sea desaparecido no puede tener ningún tratamiento especial, es una incógnita, es un desaparecido, no tiene entidad, no está, ni muerto ni vivo, está desaparecido."


Los operativos de detención eran realizados comúnmente por militares o paramilitares fuertemente armados que se movían en automóviles en grupos de entre cuatro o cinco personas.
Previamente, acordaban con las fuerzas de seguridad la liberación de la zona donde iban a actuar.
Atrapaban a las víctimas en la calle, en bares, cines, en sus casas o en el lugar donde se encontraran en ese momento.

Una vez detenidos eran trasladados a un centro clandestino de detención (se estima que funcionaron hasta 610) donde se los interrogaba mediante un régimen de tortura sistemática. Finalmente, en la mayoría de los casos, fueron asesinados y sus cuerpos hechos desaparecer mediante los denominados vuelos de la muerte, sepultados en fosas comunes, o como N.N



Durante los primeros años, si bien los medios habían pactado no dar información sobre lo que estaba ocurriendo, a veces se publicaban noticias sobre la detención de personas o la aparición de cadáveres.Las detenciones las llevaban a cabo las fuerzas militares y policiales, a veces con colaboración activa de funcionarios civiles o de las autoridades de las empresas, colegios o universidades a las que pertenecían las víctimas.
Ningún organismo brindaba información sobre el paradero de las víctimas a los familiares. Los jueces no deban curso a los habeas corpus presentados y en muchos casos, los abogados que presentaban esos recursos resultaban ellos mismos desaparecidos.

Según una investigación llevada a cabo en 1984, por la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas CONADEP, creada al final de la dictadura por el gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, el número de desaparecidos—de acuerdo a la cantidad de denuncias judiciales presentadas por víctimas y familiares— rondaría las 9.000 personas, pero grupos defensores de los derechos humanos como las Madres de Plaza de Mayo y el Servicio Paz y Justicia, estiman que hubo 30.000 desaparecidos.
Un informe de la inteligencia chilena estimaba el número de desaparecidos en 22.000 personas en 1978, según un informe de los EEUU.
Hasta 2003 la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación Argentina tenía registrados 13.000 casos.

El Informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas", CONADEP, pone de manifiesto que la mayoría de las víctimas eran jóvenes menores de 35 años, de profesión obrero o estudiante, y que fueron detenidos preferentemente en su domicilio durante la noche.



Resumen:

"Con tristeza, con dolor, hemos cumplido la misión
que nos encomendó en su momento el Presidente Constitucional
de la República Dr.Raúl Ricardo Alfonsín

Esa labor fue muy ardua, porque debimos recomponer un tenebroso rompecabezas, después de muchos años de producidos los hechos, cuando se han borrado deliberadamente todos los rastros, se ha quemado toda documentación y hasta se han demolido edificios...

Las grandes calamidades son siempre aleccionadoras y, sin duda, el más terrible drama que en toda su historia sufrió la Nación durante el período que duró la dictadura militar iniciada en marzo de 1976 servirá para hacernos comprender que únicamente la democracia es capaz de preservar a un pueblo de semejante horror, que sólo ella puede mantener y salvar los sagrados y esenciales derechos de la criatura humana.

Únicamente así podremos estar seguros de que NUNCA MÁS en nuestra patria se repetirán los hechos que nos hicieron trágicamente famosos en el mundo civilizado. "

CONADEP
http://www.desaparecidos.org/arg/conadep/nuncamas/nuncamas.html

En esta dirección está el informe detallado de la comisión

CAPÍTULO I
LA ACCIÓN REPRESIVA

CAPÍTULO II
VÍCTIMAS

CAPÍTULO III
EL PODER JUDICIAL DURANTE EL PERÍODO EN QUE SE CONSUMÓ
LA DESAPARICIÓN FORZADA DE PERSONAS

CAPÍTULO IV
CREACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LA COMISIÓN NACIONAL SOBRE
LA DESAPARICIÓN DE PERSONAS

CAPÍTULO V
EL RESPALDO DOCTRINARIO DE LA REPRESIÓN

CAPÍTULO VI
RECOMENDACIONES
CONCLUSIONES

el Poder Ejecutivo resolvió integrar la Comisión con personas de prestigio dentro y fuera del país elegidas por su firme actitud en defensa de los Derechos Humanos, así como por su representatividad en las distintas actividades del quehacer social. El Presidente de la República convocó entonces a las siguientes personas para que llevaran a cabo con independencia sus funciones y con carácter «ad honorem»:

Ricardo Colombres, René Favaloro, Hilario Fernández Long,
Carlos T. Gattinoni, Gregorio Klimovsky, Marshall T. Meyer,
Jaime F. de Nevares, Eduardo Rabossi, Magdalena Ruiz Guiñazú
y Ernesto Sábato.

Por el mismo decreto de creación se invitó a ambas Cámaras del Congreso Nacional a enviar tres representantes para incorporarse a la Comisión. Solamente respondió la Cámara de Diputados, que el 6 de marzo de 1984, eligió a los Sres. Diputados Santiago Marcelino López, Hugo Diógenes Piucill y Horacio Hugo Huarte, los tres de la bancada de la Unión Cívica Radical.

Ya el 29 de diciembre de 1983, con la presidencia de quien fuera elegido por unanimidad, D. Ernesto Sábato, se originaron cinco Secretarías para encarar con efectividad los aspectos dinámicos de la Comisión, según la diversidad de asuntos:


a) Secretaría de Recepción de Denuncias, a cargo de la Sra. Graciela Fernández Meijide.

b) Secretaría de Documentación y Procesamiento de Datos, a cargo del Dr. Daniel Salvador.

c) Secréaría de Procedimientos, a cargo del Dr. Raúl Aragón.

d) Secretaría de Asuntos Legales, a cargo del Dr. Alberto Mansur.

e) Secretaría Administrativa, a cargo del Dr. Leopoldo Silgueira.




Procesos judiciales en el exterior Durante más de 25 años las leyes de impunidad, como las de Obediencia Debida y Punto final impedían en Argentina llevar ante los tribunales penales a los acusados de delitos de secuestros, desaparición forzada, torturas, asesinatos en los años de la dictadura militar.
Por este motivo, los organismos de derechos humanos y de familiares de los desaparecidos buscaron ayuda en el exterior, para alcanzar la verdad y la justicia.


Desde 1985 se abrieron procesos judiciales en Italia, por los ciudadanos de origen italiano desaparecidos en Argentina.
El primer juicio concluyó en Roma el 6 de diciembre del 2000 con la condena a cadena perpetua de los generales Carlos Guillermo suárez mason y Omar riveros.
En ese juicio el Tribunal de Roma también condenó a 24 años de cárcel a Juan Carlos gerardi, José Luis porchetto, Alejandro puertas, Héctor Oscar maldonado y Roberto Julio rossin,
culpables del delito de homicidio en el caso de Martino Mastinu.

También en Francia se desarrolló un juicio contra la dictadura argentina, por el secuestro y asesinato de dos monjas ciudadanas de ese país.
En este juicio se sentenció al Teniente de Fragata Alfredo astiz, alias "Angel de la Muerte", a prisión perpétua.
Años después también se presentaron denuncias penales contra miembros de la dictadura militar Argentina en España, Alemania, Suiza y Suecia.
En España los juicios empezaron en 1996 y después de más de 8 años determinaron el 19.04.05 la sentencia a prisión perpétua del ex capitán de fragata Adolfo Francisco scilingo, quien había descrito en argentino los vuelos de la muerte..

En Alemania el 11 de julio del 2001, el Tribunal de Nuremberg
emitió órdenes de captura internacional contra el general Carlos Guillermo suárez mason por su responsabilidad en el asesinato de la socióloga alemana Elisabeth Kaesemann en mayo de 1977 en Buenos Aires.
Más tarde, el 21 de diciembre de 2001 el mismo Tribunal de Nuremberg emitió órdenes de captura contra el Almirante Emilio Eduardo massera, el Coronel Pedro Alberto durán saenz, y el General Juan Bautista sasiain, por sus responsabilidades en el asesinato de Elisabeth Kaesemann.
Los pedidos de extradición a Alemania de estos acusados fueron rechazados por el poder judicial de Argentina.
El 28 de noviembre del 2003, a pedido de la Fiscalía de Nuremberg,
el Tribunal de esa ciudad emitió órdenes de captura contra el ex Presidente de la Junta Militar Jorge Rafael videla, el ex Almirante Emilio Eduardo massera, también integrante de la Junta de Gobierno de la dictadura militar, y el ex General Carlos Guillermo suárez mason, por su responsabilidad en los homicidios de los ciudadanos alemanes Elisabeth Käsemann y Claus Zieschank, en Argentina.

Los juicios en Europa cumplieron un importante rol de presión al poder judicial y al gobierno argentino, que finalmente, tras casi 30 años después del Golpe de Estado, anularon las leyes de impunidad, para juzgar en el propio país a los acusados por los delitos de derechos humanos durante la época de la dictadura militar, y así evitar tener que extraditarlos al exterior, como o venían reclamando tribunales de España, Italia, Francia y Alemania.


24 de Marzo de 2008, a 32 años del golpe de estado,
todavía hay muchos familiares que siguen sin saber qué fue de ellos, y grupos como Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo se dedican a buscar a sus nietos, hijos de desaparecidos, que fueron robados y criados por otras familias, en muchos casos, de los mismos militares que torturaban a sus padres.

El 4 de Agosto de 2006 se condenó por primera vez a un responsable directo de las desapariciones.

Se trata del ex suboficial de la Policía Federal Argentina Julio simón, también conocido como "Turco Julián", que fue condenado a 25 años de prisión.
Simón había sido beneficiado por la Ley de Punto Final y la Ley de Obediencia Debida, las cuales evitaron el inicio de juicios a ex represores.



"Señores jueces, quiero utilizar una frase que pertenece ya a todo el pueblo argentino:Nunca más."

(El fiscal Julio César Strassera en el cierre de su alegato de una semana,
el 18 de septiembre de 1985)

Datos tomados de:

http://es.wikipedia.org/wiki/Desaparecidos_por_la_dictadura_argentina






***************************
Aparición con vida de JULIO LOPEZ


Julio López, ex detenido-desaparecido, testigo y querellante en el juicio oral
que se estaba llevando a cabo contra el represor miguel osvaldo etchecolatz,


se encuentra con paradero desconocido desde el 20 de Septiembre de 2006

**************************
Datos y fotos tomados de Internet

9 comentarios:

PIZARR dijo...

Pérdoname Irma... ¿ayer no te comente yo algo en este espacio?

Has aludido a ello en mi blog.

Pero no encuentro nada.

¿era en otro blog?

UN BESO

SAFIRO dijo...

PIZARR
Hola!
Ayer si comentaste en el otro blog,
"Safiro en Setiembre"(poetas y poesía)
Aqui Puse el tema más ampliado
Gracias!!

Besos!

María Marta Bruno dijo...

Irma, sí que ampliaste aquí más el tema... yo insisto, tiene un enorme valor pedagógico, de llegada al que no sabe porque no es de aquí, y a los de aquí que no saben que son de aquí. Valoro enormemente el trabajo de investigación, la claridad en el mensaje, el deseo de hacer saber que estas cosas pasaron, y siguen pasando.
Un beso
MM

PIZARR dijo...

Muchas gracias Irma, es que volví para leer de nuevo mas despacio y como te dice Maria, para saber más y mejor de todo esto, que sinceramente me supera...

Y me ocurrió que al no ver mi comentario me perdí, porque el caso era que recordaba el texto.

Seguiré leyendo e informándome de todo aquello, que conocía pero muy superficialmente. Ya sabes... lo que dice la prensa y las noticias, pero todas las interioridades que rodean al tema no las conocía.

UN BESO MUY GRANDE

Chela dijo...

Querida irma:

Un post extraordinario y ¡necesario!
Todas las injusticias deben ser publicadas, comentadas, debatidas, e impedir que se olvide tanto sufrimiento aun no cicatrizado.

Las desapariciones llevadas a cabo en la dictadura, me parecen peor que la muerte. Ha sido totalmente hechos impugnes, sin juicios, sin posibilidad de defenderse, sin ocasión de entierro para los muertos y consuelo para sus familias, sin derechos a reclamar nada...¡Todo horrible!

Me uno al dolor de los justos e inocentes, de las victimas, de sus familias, y extiendo mis brazos en el gesto de un abrazo solidario y hermano.

Todo mi cariño para tí y para el pueblo argentino que ha padecido esta atrocidad.

Umma1 dijo...

Nunca más, nunca más, nunca más.

Tenemos que seguir sembrando vida.

A aquello, nunca, nunca más.

m dijo...

y las marcas que nos dejaron, fueron cubiertas por una costra que se fue también y a veces hasta se borraron estas marcas por una piel muy sana que volvio a cubrir nuestras heridas

un gesto

m

TINTA DEL CORAZON dijo...

Excelente informe,para que la memoria no se apague, y los que no lo vivieron lo sepan...

besotes con gusto a torta de cumpleaños .Ya llegué a los 49.
cariños

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!

Que época de dolor y horror..................”Nunca más”

Un besote y abrazo de oso.