sábado, 28 de febrero de 2009

A Ushuaia en un avión de madera

********************************************
Actualizada el día 4 de marzo
(novedades del viaje al final de la entrada)

********************************************

Febrero 28

Hoy leí esta noticia y quise compartirla, es el sueño de dos hermanos que emprenden una aventura, la de llegar a Ushuaia en un avión de madera que ellos mismos prepararon.




Por mi parte les deseo éxito en su travesía y una feliz culminación del viaje.

Copio textualmente la nota del día 27 de febrero

Dos hermanos de La Plata vuelan hacia Ushuaia en un avión de madera

17:21 Uno es licenciado en sistemas y el otro, cirujano plástico.
Apasionados por los motores, en un año restauraron un avión italiano de finales de los 40.
Por: Pilar Ferreyra.

Con los rayos del sol rasguñando la cubierta de tela, hoy a las 7.53 de la mañana los hermanos Raúl y Eduardo Gallo despegaron del aeroclub de La Plata rumbo a Ushuaia, en un biplaza diseñado poco después de la Segunda Guerra Mundial. "Hasta ahora el vuelo viene sin novedades, muy suave, sin turbulencia ni ráfagas, muy aceitoso", escribieron en el foro de Internet donde comparten su aventura con otros socios de la Agrupación Pilotos de Aviación Ultraliviana y Experimental.

A las 15, completaron su primer día de vuelo. Aterrizaron en el aeródromo Saint Exúpery del departamento de San Antonio Oeste, en Río Negro, donde otros fanáticos de los aviones los esperaron con unos mates calientes.

El plan original de los Gallo es volar 2.700 kilómetros en cuatro días, a unos 160 kilómetros por hora de promedio. El avión es un Macchi MB-308, de una sola ala (tipo cantilever), que en vuelo pesa 700 kilos y consume 18 litros de combustible por hora.



La segunda jornada del viaje se iniciará mañana con las primeras horas del alba. Partirán hacia Comodoro Rivadavia, Chubut. El tercer destino será Río Gallegos, Santa Cruz, y el cuarto Ushuaia. Ese último día del viaje de ida cruzarán Tierra del Fuego a través del Estrecho de Magallanes y atravesarán la Cordillera de los Andes para concluir el viaje en el aeroclub más austral del mundo.

"Nuestro padre tenía un taller mecánico, de modo que apenas terminé la primera vuelta a la manzana sobre mi bicicleta, la quise desarmar. Con Eduardo ya habíamos armado motos y en el 2000 él empezó a volar ultralivianos. Justo cuando se me había ocurrido unirme al curso de ultralivianos nos ofrecen tres partes de un Macchi MB-308 en muy buen estado de conservación. Y nos entusiasmo la idea", contó a Clarín Raúl Gallo.

Raúl es jefe del servicio de cirugía plástica del Hospital Italiano de La Plata, tiene 54 años y vive en Villa Elisa. Su hermano, Raúl, es licenciado en sistemas, tiene 62 años, vive en La Plata y trabaja en la compañía Seguros Bernardino Rivadavia Cooperativa.

La aeronave de los Gallo, que en verdad es propiedad de Raúl, fue reacondicionada por los dos, en el quincho de la casa de Raúl, durante varios meses. Durante la restauración del avión hecha sobre la base de tres partes de tres Macchi MB 308 (el fuselaje, el ala y el motor), los Gallo hicieron todo el esfuerzo posible por conservar los detalles de los planes originales que le proveyó la compañía italiana Aermacchi y Germán Bianco, un argentino que en la décadas de los 50 y 60 vendió este tipo de aviones en nuestro país.

"Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la firma Aermacchi, constructora del MC 205 Veltro –el mejor avión de caza italiano en la contienda-, reinició su actividad aeronaútica con el estudio de un avión de turismo competitivo, sencillo y económico. El resultado fue el MB 308, un monoplano de ala en voladizo, tren triciclo y cabina cerrada para dos tripulantes (aunque más tarde se derivó en un triplaza)", detalló Eduardo.


Fuselaje de madera

Los Gallo prefirieron ganar peso y espacio y en lugar de restaurar el avión como un triplaza lo rediseñaron como un biplaza para poder llevar un tanque auxiliar de combustible y equipaje mínimo.

"A contrario de lo que la gente suele decir, las cosas en la vida se hacen con decisión, tiempo y dinero. No primero la plata porque sino, ésta se transforma siempre en una traba. Nosotros, primero, decidimos tener el avión y hacer el viaje. Después pusimos manos a la obra", señaló Raúl.


Nota tomada de:
http://www.clarin.com/diario/2009/02/27/um/m-01867274.htm

ACTUALIZADA EL 4 DE MARZO



NOVEDADES DEL VIAJE
Sé que desean saber más sobre este viaje y yo también lo deseo.
Encontré una página con las actualizaciones del viaje, los invito a que la visiten,
encontrarán toda la información detallada y fotografías actualizadas.

aquí:

http://travesiausuhuaia.sitios-apaux.com.ar/novedades-del-vuelo


**************************************************

Esta entrada se la dedico a mi amiga AIRBLUE, de Madrid,

con la que pienso recorrer el mundo cuando ella tenga lista su avioneta...claro que más moderna.

Estoy lista AIR!

Besos
**************************************************

7 comentarios:

Airblue dijo...

Curiosa hazaña que no conocía, al menos yo, se lo voy a pasar al experto y lo que me diga, te lo comento.

Lo mejor de todo, princesa, la dedicatoria. Daría lo que fuera por recorrer un pedacito de mundo contigo. Tengo que preparar motores, llevo unos días que la avioneta no sale del hangar y debería levantar el vuelo con más asiduidad.

Soñar, querida Irma, no cuesta nada y a veces no hay tiempo de hacerlo. Ahora, a las casi tres de la madrugada es buen momento para cerrar los ojos y dejar volar.... ¡la imaginación!... Gracias por estar siempre cuando te necesito. Tienes ese don tan preciado que se llama comprensión.

Besos desde esa avioneta con fuselaje de madera que no deja de tener su encanto.

Abril Lech dijo...

HOlaaaaa!!!!!!

Mil gracias por todos los comentarios en mi Blog que me encantan!!! Ahora, ingresando de lleno en el tema de los hermanos Gallo, ¡Qué coraje! Me aterra totalmente porque uno es cirujano plástico y el otro es analista de sistemas... o sea: ninguno es mecánico, ni aviador profesional, ni constructor profesional, ayyyyy. Espero que lleguen bien, ¿o ya llegaron? Por las previsiones para mi ya llegaron... ¿hay noticias?

En cuanto a volar, a mi me encantaaaaaa. Mi papá era piloto y volábamos desde muy chiquitos. Alguna vez soné con ser piloto de avión, pero era carísimo... o tenías que ingresar a la Fuerza Aérea -no way!- asi que me quedé con esas ganas y la de tirarme por paracaidas. Aunque esta última he pensado que en esos sitios donde te llevan como en una especie de paracaidas a través del mar... tal vez si alguna vez estoy en uno de esos sitios cumpla mi sueño... van en una sillita sentados, no es lo mismo, pero imagino que la sensasión si. ¿No te parece? Te dejo mis besos!!!!

Lely Vehuel dijo...

Hola Safiro,tu blog es hermoso y delicado,seguire pasando

Sasian dijo...

creo que el origen de todo debe estar en el taller mecánico del papá.
Los dos al fin eligieron profesiones que de alguna manera, construyen y re-construyen y que permiten soñar: mejor sueño que volar con algo tan artesanal es mágico. Decisión y tiempo, despues el dinero...lo dicho...mágico.

un abrazo

Anónimo dijo...

Hola les cuento que los dos son aviadores ya que son pilotos de ultralivianos con registro expedido por la fuerza area, hago la aclaracion ya que lei que decian que no eran aviadores, solo para que se queden tranquilos todos los que participan de este blog, esta es una aventura con mucho tiempo de preparacion! saludos
Julia (hija de eduardo)

SAFIRO dijo...

JULIA
(Anónimo)

Es un placer que te acercaras y gracias por la información.
Por mi parte deduje que eran pilotos con suficiente experiencia, además imagino que una aventura de esta envergadura lleva tiempo, dedicación, mucho esfuerzo y confianza por sobre todo en la máquina y en ellos mismos.

¡Una hermosa é inolvidable aventura!
que voy siguiendo desde la página que tienen.

MIs más sinceras FELICITACIONES para los dos pilotos.

Y nuevamente Gracias, Julia, hija de Eduardo, por tu delicadeza.

Un abrazo.

Airblue dijo...

Un saludo a Julia hija de Eduardo y mi felicitación por la aventura de su padre y su compañero. Grandes hazañas de grandes pilotos que dejan un sello firmado en las nubes imborrable.

Un abrazo.